Xicotets Campolivar en el primer lugar de Buenas Prácticas Educativas

La Escuela de Xicotets Campolivar obtuvo el primer lugar en la I Edición de los Premios de Buenas Prácticas en Educación Infantil, organizados por la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE).

Con esta iniciativa, FSIE, busca impulsar y fomentar nuevas prácticas educativas que favorezcan el desarrollo de experiencias y aprendizajes, y reconocer la labor de los centros de educación infantil y sus profesionales.

En esta primera edición, la Escuela Xicotets Campolivar, participó con el proyecto El Huerto de Campolivar, una experiencia educativa para fomentar en los alumnos el contacto con la naturaleza, la diversión al aire libre, el respeto por el medio ambiente, el conocimiento y cuidado de las plantas y la mejora de los hábitos de alimentación, rutinas y autonomía

Además, con este proyecto, la escuela persigue fomentar, a través de la siembra y el cuidado de las plantas, habilidades y valores tan importantes en la etapa infantil como la colaboración, la responsabilidad, la paciencia, la tolerancia y el desarrollo motor y cognitivo.

Pues, para las educadoras de la Escuela de Campolivar la experiencia de un huerto escolar es sumamente enriquecedora en la primera infancia, ya que ayuda a desarrollar importantes valores y competencias.

El segundo premio ha sido para el Centro de Educación Infantil El Pati de El Puig de Santa María, por el proyecto Los Ritmos y las Estaciones, una iniciativa en la que a través del juego se busca crear, equilibrar y conectar personas.

El acto de entrega de los premios se llevó a cabo el pasado 26 de mayo en el SH Valencia Palace. ¡Enhorabuena para ambos centros!

Huerto escolar: ¿Qué aporta en la etapa infantil?

La experiencia que brinda a los niños poder disfrutar de un huerto ecológico en su escuela infantil es sumamente enriquecedora. A través de las actividades básicas que se realizan en un huerto escolar se fomenta el contacto con la naturaleza, la diversión al aire libre, el respeto por el medio ambiente, el conocimiento y cuidado de las plantas, y la mejora de los hábitos de alimentación y autonomía.

Os enumeramos cuáles son los valores y competencias más importantes que desarrollan los niños con las rutinas del huerto:

 

  • Crean lazos afectivos con el mundo natural y sensibilidad con el entorno, disfrutando y respetando la naturaleza.
  • Conocen a través de los cinco sentidos los productos que da la tierra (formas, texturas, olores, tamaños y colores), su origen, evolución y el proceso que se sigue, desarrollando así, la observación, el esfuerzo y la paciencia.
  • Desarrollan habilidades motrices, con actividades como remover la tierra usando tanto las manos como palas o rastrillos, trabajando de esta forma, su desarrollo motor y su motricidad fina y gruesa, tan importante para ellos en esta etapa de desarrollo.
  • Aprenden de manera lúdica sobre el trabajo en equipo, la cooperación y la responsabilidad, cuidando de las diferentes herramientas, plantas, flores y verduras.
  • Consolidan el hábito de una alimentación saludable, al fomentar el consumo de alimentos frescos, en especial frutas y verduras.
  • Desarrollan conocimientos y vocabulario, al enseñarles sobre las diferentes plantas, verduras y hortalizas, así como de las partes de las plantas y los procesos de la siembra; y refuerzan de una forma atractiva contenidos paralelos: matemáticas, colores, olores, texturas.
  • Se inician activamente en la utilización de materiales reciclados para construir los diferentes elementos del huerto y su decoración.
  • Adquieren nuevos hábitos y rutinas con actividades como cultivar, plantar, regar y recoger los productos obtenidos.
  • Disfrutan del sol, del aire libre, se mueven y corren libremente por el espacio exterior.
  • Viendo crecer los planteles plantados, aprenden que lo que más valor tiene en esta vida conlleva tiempo y esfuerzo.

En definitiva, los beneficios de involucrar a los niños, desde la etapa infantil, con las rutinas y  actividades de un huerto escolar contribuye de forma positiva al desarrollo de sus habilidades y competencias motoras, cognitivas y sociales.

 

¿La escuela infantil de vuestro pequeño tiene huerto y espacios al aire libre?

¿Por qué elegir una escuela infantil con inglés?

La primera infancia es el momento ideal para comenzar el aprendizaje de un segundo idioma. En esta etapa los niños poseen una curiosidad innata y absorben todos los matices del idioma de forma sencilla.

El periodo sensible para la adquisición del lenguaje comienza desde el nacimiento, hasta aproximadamente los 6 años. Cuanto más temprano se introduce un nuevo idioma, mayor es la probabilidad de que el cerebro lo recopile como una lengua materna. Por el contrario, cuanto más se retrasa, el cerebro lo almacena en una parte diferente y no se da de forma tan natural, sino que necesita algo más de esfuerzo, dificultando la capacidad para dominarlo a la perfección.

Es, principalmente, por esta razón que, como padres, será un acierto elegir una escuela infantil con un alto nivel de inglés o una escuela infantil bilingüe, que permita a vuestros pequeños tener esta inmersión temprana con el segundo idioma.

Sin embargo, la adquisición natural del vocabulario y de la pronunciación, no es el único beneficio de estar en contacto con otra lengua desde la etapa infantil. ¡Te contamos más!

 

Beneficios del aprendizaje temprano del inglés

 

Se desarrolla más el cerebro: Al comenzar el aprendizaje durante la etapa de más neuroplasticidad -en los primeros años de vida- se favorece el crecimiento de la zona dedicada al lenguaje y se incrementan las conexiones neuronales. Se mejora la inteligencia, la capacidad de concentración, la memoria, la creatividad, la capacidad de realizar varias tareas al mismo tiempo, entre otras.

Abre la mente al mundo: Un niño que, desde pequeño, tiene contacto con otro idioma, desarrolla un mayor interés por otras culturas y por conocer otras formas de vida. Su educación tendrá más riqueza y su desarrollo intelectual será mayor.

Son más seguros: En la primera infancia los niños no tienen miedo de equivocarse ni temor por lo que piensen los demás, a medida que van creciendo, les da vergüenza pronunciar algo mal. Es por esto, que si comienzan el aprendizaje de forma temprana, ganan confianza y seguridad en sí mismos.

Además, de cara al futuro, tendrán mayor facilidad a la hora de aprender un tercer idioma.

 

¿Cómo elegir una escuela infantil con un buen nivel de inglés?

 

Dar con la escuela infantil ideal es una de las preocupaciones a las que se enfrentan la mayoría de los padres, y el aprendizaje de un segundo idioma, se suele valorar mucho para tomar la decisión.

Lo primero es consultar si el proyecto educativo de la escuela infantil incluye inglés. De ser así, lo segundo, es determinar qué nivel de idioma ofrecen.

Si os estáis preguntando: ¿Cómo se mide eso? Hay tres aspectos que podéis evaluar:

  1. Escuchad el acento y la pronunciación de la teacher durante la visita (o de la tutora, si es el caso)
  2. Preguntad si la teacher tiene certificaciones en idiomas y experiencia en educación infantil.
  3. Indagad sobre la metodología que se usa para el aprendizaje del inglés.

Al momento de valorar las alternativas, también es importante que tengáis en cuenta que una profesora nativa no es garantía de éxito, pues más vale la experiencia que tenga impartiendo clases a niños pequeños con una metodología asertiva.

Con esto ya tenéis datos suficiente para sacar una conclusión y tomar la decisión más acertada para la educación de vuestro pequeño.

 

 

¿Cómo dar con la escuela infantil ideal?

Llegó el momento de seleccionar una escuela infantil para vuestro hijo. Dudas, ansiedad y muchas expectativas son algunos de los sentimientos que seguramente tenéis como padres. ¡Calma, que todo va a ir bien!

Los beneficios de la sociabilización temprana son un gran aporte para la autonomía, independencia, desarrollo de habilidades sociales y gestión de emociones de vuestro pequeño. La estimulación temprana es la base para la etapa escolar y propiciarla en un entorno complementario al familiar, permite un desarrollo saludable en el que tendrán la posibilidad de conocerse a sí mismos e interactuar con sus iguales.

Os hemos preparado una guía con los aspectos más importantes que debéis tener en cuenta a la hora de elegir la primera escuela infantil, y las preguntas que no podéis olvidar en la visita. Recordad que no se trata de escoger una guardería para que cuiden de vuestro hijo mientras trabajas, si no un centro de educación que le permita estimular y desarrollar todas sus capacidades, seguridad y autonomía.

 

El proyecto educativo

Este es uno de los primeros puntos que debéis tener en cuenta, porque a partir de él conoceréis si el centro de educación infantil se adapta a los valores, filosofía de vida y metodologías pedagógicas que queréis para vuestro hijo.

En este sentido, existen básicamente tres tipos de escuelas: las que han desarrollado una metodología propia, las que siguen la filosofía marcada por una editorial o las que se orientan por uno o varios modelos educativos.

En cuanto a los modelos educativos, los más relevantes son:

El método Montessori, esta pedagogía está basada en una mirada de profundo respeto a la infancia, en admirar la individualidad de cada niño, en respetar sus tiempos, confiar en sus capacidades y potenciar su autonomía.

El método Waldorf, es una pedagogía que busca educar la globalidad del niño, equilibrando todas sus capacidades, sus potencialidades y su voluntad, y respetando sus etapas evolutivas.

El método Glenn Doman, surge de los estudios e investigaciones que hacen sobre el tratamiento de niños con lesiones cerebrales. Este método se basa en estímulo y trata de proporcionar al cerebro del niño los estímulos adecuados tanto en intensidad como en frecuencia y claridad para favorecer su desarrollo,  y que el niño además disfrute de este proceso.

El método Regio Emilia, defiende el aprendizaje a través de la experimentación con el entorno, el niño aprende más cuando, de modo creativo, trata de experimentar para conocer por qué suceden las cosas, ya que el conocimiento no es causa-efecto, sino que se debe aprender de modo experiencial.

Con respecto a las editoriales, hay escuelas que se orientan con los proyectos educativos que proponen algunas como SM, Anaya o Edelvives.

En otra entrada os explicaremos con más profundidad cada uno de estos métodos y cómo se aplican en las aulas.

 

Tipo de escuela

Administrativamente podéis encontrar cuatro tipos de centros de educación infantil.

Los públicos, que depende de los ayuntamientos, de las comunidades autónomas o de las instituciones del Estado.

Los autorizados por la Generalitat o subvencionados, que cumplen con unas normativas exigentes en cuanto a seguridad, espacios y personal.

Las ludotecas, que no están autorizadas para ser una escuela infantil, no tienen la obligación de reunir la normativa de un centro educativo, y, por tanto, no pueden recibir subvenciones, como el bono infantil.

Aulas del primer ciclo de infantil, son aquellas que funcionan dentro de un colegio, que puede ser privado, público o autorizado por la Generalitat.

 

Las instalaciones

En tercer lugar, es muy importante evaluar las instalaciones, que la escuela infantil cuente con un espacio diseñado para favorecer el aprendizaje natural y divertido en un entorno seguro favorece la estimulación temprana.

El contacto con la naturaleza en esta etapa inicial es clave para el desarrollo. Una escuela infantil necesita espacios abiertos para que los niños puedan oxigenarse, como jardines y huertos.

 

Los servicios

Los servicios que ofrece el centro de educación infantil es otro de los aspectos para tener en cuenta. Por ejemplo, el comedor y las actividades extraescolares. Este punto puede ser fundamental en la toma de la decisión porque de ello dependerá en gran medida la organización de vuestro tiempo.

Que el centro cuente con escuela para padres y servicios extras que os puedan facilitar el camino es muy valorable a la hora de decidir.

 

Idioma

Comenzar el aprendizaje de un segundo idioma extranjero durante la primera infancia es muy positivo, porque en esta etapa los niños poseen una curiosidad innata y absorben todos los matices del idioma de forma sencilla.

El periodo sensible para la adquisición del lenguaje va desde el nacimiento hacia los 6 años de vida. Cuando se da el aprendizaje de un idioma durante dicho periodo, el cerebro lo recopila como una lengua materna.

Por el contrario, si se inicia más tarde el cerebro lo almacenará en una parte diferente y no se dará de forma natural, sino que se necesitará algo más de esfuerzo, careciendo de la capacidad para dominarlo a la perfección.

Escuchar el acento y la pronunciación durante la visita es una buena forma de valorar el nivel.

 

La ubicación

Es importante que la escuela infantil sea de fácil acceso para los padres o cuidadores.

Sin embargo, en este punto, seguramente os topáis con un dilema y debéis poner sobre una balanza si prefieren cercanía o instalaciones más amplias, que permitan el contacto con la naturaleza.

 

El personal

Es muy importante conocer cómo está compuesto el equipo directivo y docente del centro de educación infantil, en qué áreas específicas se han formado y si esa formación es continua. También, conocer cómo está distribuido el personal y sus funciones.

Además, debéis valorar si cuenta con gabinete de orientación psicopedagógica y logopedas, contar con estos especialistas permite detectar a tiempo alteraciones en el proceso madurativo del niño, fortalecer el desarrollo del lenguaje o corregir retrasos evolutivos que pueden derivar en futuros trastornos del lenguaje.

En caso, de que vuestro pequeño tenga alguna necesidad educativa especial, debéis validar si el centro cuenta con el personal para atenderle. .

 

Las opiniones de otras familias

“Preguntando se llega a Roma” y preguntando quizás podéis hallar la escuela infantil ideal para vuestro pequeño. Es muy importante conocer y validar la opinión y experiencia de otras familias, este es un recurso que sumado a vuestra propia observación y análisis resulta muy valioso.

Por ejemplo, si durante la visita os encontráis con algún otro padre o madre, preguntadle su opinión, sin olvidar que cada familia tiene su propia escala de evaluación, filosofía y valores.

 

Si has llegado hasta aquí es porque realmente te encuentras en la búsqueda de la escuela infantil ideal para vuestro pequeño. Nuestras escuelas infantiles Xicotets tienen las puertas abiertas para que conozcáis todo lo que ofrecemos y responder vuestras preguntas.

¿Añadirías algo más a la guía?

6 propósitos saludables para empezar en familia

Con la llegada del nuevo año son muchos los propósitos que nos planteamos, parte de ellos seguramente van enfocados a tener hábitos más saludables: hacer más actividad física, comer mejor o controlar nuestro peso. Pero, ¿y los hábitos de vuestros hijos? ¿también los habéis evaluado?  Incluir a los niños en estos propósitos saludables es una excelente forma de ir tachando metas en familia.

¿Vuestros hijos comen adecuadamente? ¿Beben suficiente agua? ¿Hacen actividad física diariamente? ¡No es tan difícil lograr un sí para todas estas respuestas! Pero para ello es necesario plantearse objetivos.

Acá os dejamos 6 sencillos propósitos, fáciles de seguir, adaptables para todas las edades, y que son la clave de la buena salud. ¡Ponedlos en práctica y notaréis el cambio!

 

Una porción más de frutas y verduras

 

Si en las comidas que hacéis en familia no están incluidas verduras, frutas o vegetales, ¡es el momento de incluirlas! pero sí ya tenéis el hábito, dar un paso más e incluir una porción adicional siempre será una buena decisión, sobre todo si ésta sustituye algún exceso de carbohidratos. La meta es llegar a cinco porciones diarias.

 

Más movimiento, más deporte

 

Podéis convertiros en una familia activa con simples hábitos como caminar en lugar de usar el coche cuando sea posible, preferir las escaleras en lugar del ascensor, salir a dar paseos andando…

Además, tomar al menos una hora del fin de semana para incentivar la práctica deportiva de vuestros hijos será un gran aporte, por ejemplo, podéis ir juntos a correr bici o a jugar fútbol en el parque.

 

Para quitar la sed, ¡agua!

 

No zumos, no gaseosas ni bebidas con azúcar, para mantenerse hidratados el hábito familiar debe ser beber agua, sobre todo cuando se hace alguna actividad física o hace calor.

 

¿Qué merendamos?

 

Es muy común que se entienda la hora de la merienda como el momento de consumir bollería, natillas u otros productos altos en grasa y/o azúcares, pero el momento de la merienda debe convertirse en una oportunidad para ofrecer esas frutas por la que los niños sienten más simpatía, yogures o gelatinas sin azúcares añadidos y snacks con mayor contenido de fibras.

 

Más pescados y menos grasas

 

Se recomienda comer pescados blanco de tres a cuatro veces por semana, tanto niños como adultos. Y así como aumenta el consumo de pescado, disminuye el consumo de alimentos con grasas saturadas como salchichas, embutidos, charcutería, pastelería y bollería industrial.

 

Evitar premiar con chuches

 

Definitivamente no es buena idea. Usar la comida como premio o como castigo fomenta una relación poco sana con la comida, además ofrecer chucherías ante un buen comportamiento induce entre los niños el consumo de azúcar que no es un hábito para nada saludable.

Convertir las chuches en la excepción y no en la regla es el propósito que como familia debéis perseguir.

Maravillosos cuentos para regalar a los más pequeños

En la entrada anterior os contamos sobre  9 juguetes para estimular la inteligencia de los niños de 0 a 3 años, en víspera de la temporada navideña. 

Pero además de los juguetes, regalar libros a cualquier edad es un hábito que debemos conservar como padres y familiares. Los libros despiertan la curiosidad e imaginación de los niños desde muy pequeños. 

La tarea de inculcar amor por la lectura comienza desde que nuestros hijos son bebés, y tiene beneficios incalculables para su desarrollo, no solo desde el punto de vista lingüistico o de vocabulario, también les permite desarrollar la discriminación auditiva, la memoria y les despierta avidez para descubrir el mundo que les rodea. Además, a través de la lectura se educa la inteligencia emocional, las habilidades sociales y los valores. 

Aquí os dejamos nuestra recomendación de títulos para iniciar a los más pequeños en el fantástico mundo de la literatura. 

 

Libros de 0 a 2 años 

 

Cuentos de La Cuna a la Luna 

 

Es una colección de editorial Kalandraka compuesta por 12 cuentos que ningún bebé debería perderse. 

-Estimula el ritmo y el desarrollo lingüístico. 

-Muy visuales. 

-Ideales para contarlos con entonación poética.

El Pollo Pepe

 

Este título de Editorial SM es uno de los libros más populares para la primera infancia. La historia sencilla, divertida y la interacción que propone, hace que los más pequeños lo disfruten muchísimo. 

-Ayuda a desarrollar el lenguaje.

-Libro pop-up. 

-Permite participar en la narración. 

 

Cucú-tras de la Selva 

 

Este libro de Editorial SM invita al niño a jugar el juego del «Cucú-tras». 

-Ayuda a desarrollar la permanencia del objeto. 

-Grandes ilustraciones de colores alegres. 

 

¿Qué Hace el Gatito Miau?

 

Un divertido libro de Editorial Bruño que permite ir descubriendo de forma interactiva lo que hace el gatito. 

-Despierta la curiosidad. 

-Libro pop-up. 

 

Libros de 2 a 3 años

 

¿A qué sabe la luna?

 

Es un cuento de editorial Kalandraka que basa su estructura en la repetición y acumulación de personajes. 

-Para hablar sobre el trabajo en equipo. 

-Cuento acumulativo. 

 

El pequeño conejo blanco 

 

Este cuento clásico de la literatura infantil de editorial Kalandraka transmite el valor de ayudar a los demás a través de rimas simples. 

-Trabaja la conciencia fonológica. 

-Juega de forma especial con la sonoridad y la rima. 

 

Vamos a cazar un oso

 

Este cuento de Ediciones Ekaré viene cargado de onomatopeyas y repetición del mensaje. A los niños les encanta ayudar a hacer las onomatopeyas. 

-Ayuda a desarrollar el lenguaje y la discriminación auditiva. 

 

Elmer 

 

Una maravillosa historia sobre un elefante multicolor. Es un clásico infantil de Editorial Beascoa para transmitir a los niños valores positivos desde muy pequeños. 

-Enseña habilidades sociales como el respeto por la diferencia y la diversidad.

-Ideal para leer en familia. 

9 juguetes para estimular la inteligencia de tu hijo

A través del juego podemos desarrollar la inteligencia de nuestros hijos, que según la Teoría de Gardner está dividida en ocho tipos predominantes: lógica-matemática, musical, visual-espacial, cinestésica, lingüística, naturalista, interpersonal e intrapersonal; cada una de ellas con unas capacidades y habilidades específicas. 

En ese sentido, los juguetes juegan un rol importante, porque en la medida en que son bien elegidos, se convierten en parte de las experiencias que estimulan la activación y el desarrollo de las inteligencias múltiples.  

 

Ahora bien, ¿qué juguetes son los mejores o más adecuados para regalar? Esta es una pregunta recurrente que suelen hacerse en esta época padres, abuelos, tíos y otros familiares, y es que un juguete bien seleccionado es uno de los medios más apropiados para explorar nuevas capacidades y habilidades, pero además, es importante tomar en cuenta que estén adaptados a la etapa evolutiva del niño.   

Aquí os dejamos una breve guía que os servirá a la hora de elegir qué regalar a niños entre 0 y 3 años en estas fiestas, tomando en cuenta el desarrollo de las inteligencias múltiples y la edad. 

De 0 a 12 meses

Los niños de 0 a 12 meses están comenzando a desarrollar y a reconocer sus sentidos, por tanto, en esta etapa recomendamos elegir juguetes que les ayuden a fomentar la inteligencia visual-espacial, la cinestésica y la intrapersonal.

1.- Gimnasios o alfombras de actividades: este tipo de juguetes le permite al bebé comenzar a percibir visual y espacialmente lo que le rodea, experimentar el control de sus movimientos corporales y la “causa-efecto”. También benefician el autoconocimiento.

   

2.- Bloques y libros blandos: están diseñados para desarrollar la motricidad fina, la mente creativa y el sentido táctil y visual.

   

3.- Pelota Montessori: estas pelotas ayudan al niño a entrenar su fuerza y coordinación, además favorecen la exploración del entorno y estimulan el gateo y los primeros pasos. Sin duda, este es un juguete perfecto para desarrollar su inteligencia cinestésica en la primera infancia.

   

De 1 a 2 años 

En esta etapa los niños comienzan a dar sus primeros pasos y a decir sus primeras palabras, por lo que los juegos que le ayuden a desarrollar la inteligencia lingüística y lógico matemática cobran mayor fuerza. Sin dejar de lado aquellos que potencien sus habilidades corporales y el desarrollo de su autonomía.  

4.- Puzles magnéticos y apilables: permiten la iniciación en la capacidad para calcular y cuantificar, además a partir de ellos se desarrolla la motricidad y la imaginación.

   

5.- Carritos de primeros pasos: fortalecen la coordinación y el equilibrio para los primeros pasos. Promueven el juego libre y la autonomía (inteligencia intrapersonal e interpersonal). Los carritos que incluyen clasificadores de formas, reloj y otras herramientas son una buena opción, para además, favorecer la inteligencia lingüística y matemática.

   

6.- Torre de aprendizaje: son una excelente alternativa para desarrollar la independencia y la autonomía, al facilitar algunas actividades cotidianas como lavarse los dientes, organizar cosas, realizar tareas sencillas en la cocina, cepillar el cabello frente al espejo o alcanzar objetos. Favoreciendo así, la inteligencia visual-espacial, corporal-cinestésica e intrapersonal. 

   

De 2 a 3 años 

A esta edad ya tienen más desarrollada su autonomía e independencia, por lo que lo ideal son juguetes que les permitan seguir descubriendo sus sentidos y formando su pensamiento simbólico. Esta es una buena etapa para estimular con mayor fuerza la inteligencia musical, interpersonal y naturalista

7.- Instrumentos musicales: los instrumentos musicales a temprana edad los ayudan a familiarizarse con el ritmo y las notas musicales. Además contribuyen a mejorar la destreza y la coordinación manual-visual y auditiva, y a estimular su creatividad.

   

8.- Puzles de madera y lego duplo: ideales para fomentar el aprendizaje temprano y potenciar las habilidades motoras finas, la inteligencia lingüística y matemática, así como las habilidades sociales y emocionales. 

9.- Bicicleta sin pedales: este tipo de juguetes permiten una exploración del entorno y favorecen la autonomía. Ideales para que los niños salgan al espacio exterior y tengan un mayor contacto con la naturaleza y con otros niños. Si les llevas un cubo de arena o una lupa estarás además contribuyendo con el desarrollo de su capacidad para comprender el mundo natural. 

Por último, no olvidéis que los libros son un regalo perfecto para todas las edades.  A través de la lectura se trabaja la capacidad para manejar el lenguaje. No dudéis en leerle a vuestros hijos desde el primer día que lo tengáis en brazos, hacerlo contribuirá a que desarrollen amor por la lectura.

En la próxima entrada os contaremos cuáles son los mejores libros infantiles para niños entre 0 y 3 años.

¡Feliz verano a todos!

Desde Xicotets queremos dar las GRACIAS A TODOS LOS PEQUES Y LAS FAMILIAS, por el cariño que siempre nos habéis demostrado todo este curso. Y GRACIAS A TODO EL EQUIPO por su trabajo y dedicación.
Esperamos que disfrutéis del verano y de los merecidos días de descanso después de un año tan difícil. Prometemos coger fuerzas para volver a darlo todo el curso que viene.
Y a nuestros peques que ya se van al cole de mayores, os pedimos que no nos olvidéis… Nosotras no lo haremos!!
¡FELIZ VERANO!

¿Cómo trabajamos la introducción al inglés para niños?

inglés para niños

En nuestra metodología de introducción al inglés para niños, partimos del hecho de que los niños de 0 a 3 años aceptan con facilidad un nuevo código lingüístico porque aun están aprendiendo el suyo. Aprenden el lenguaje de forma innata y por tanto el dominio y la pronunciación de una segunda lengua serán de mejor calidad.

El aprendizaje de una segunda lengua, no solo contribuye al desarrollo del lenguaje del niño, sino que aprendiendo un idioma nuevo el niño tiene acceso a otras culturas distintas, lo que conlleva que tenga una mente más abierta hacia el mundo y en lo que respecta a su relación con los demás.

Así, además de aprender las bases de la gramática y el vocabulario desde pequeños, también habituarán el oído a los diferentes sonidos del inglés.

El método del aprendizaje natural a través del juego nos asegura que los niños vean la lengua de una manera positiva y aprender inglés se convierte en una tarea con la que se sienten cómodos.

La metodología que utilizamos en los clases de inglés se basa en:

  • La comunicación, el uso de frases cortas y simples, ordenes claras y preguntas básicas que en muchos casos no necesitan más respuesta que un simple gesto de su parte, pero que te confirma que te ha entendido.
  • Se presta atención a la asimilación de las reglas gramaticales.
  • Se trabaja por unidades semanales en la que se elige un tema, una lista de vocabulario básico y una regla
  • Combina el habla con la acción.
  • Apostamos por la paciencia y constancia.

Lo fundamental para nosotros es que los niños disfruten aprendiendo, por lo tanto los recursos que utilizamos son:

Los diálogos, nos permiten presentar una lengua extranjera de forma natural y conseguir que los niños se acostumbren a oír las nuevas palabras, las nuevas estructuras gramaticales y los nuevos sonidos. En las edades más avanzadas el deseo del niño de participar en el dialogo le mueve a contestar utilizando el mismo código lingüístico.

Las flashcards, para presentar nuevas palabras. Captan su atención y, lo que es más importante, su curiosidad. Conseguimos que el niño entienda lo que ve sin necesidad de demasiadas explicaciones extras. Además introducimos las palabras nuevas en la conversación de una manera natural.

La música y el baile, es una herramienta fantástica para enseñar inglés a los niños más peques que todavía están desarrollando sus habilidades lingüísticas. Aprender inglés con canciones será un juego y resultará súper divertido teniendo en cuenta que los niños adoran la música, el poder cantar y bailar.

Los cuentos A los niños les gustan los cuentos porque les atrae la curiosidad y misterio de las historia y los personajes. A través de las frases cortas, repetición de palabras  y por supuesto dramatización conseguimos que los niños no solo desean escuchar y volver a escuchar el mismo cuento sino que aprende muchas palabras de manera inconsciente.

Los videos  Una vez aprendido nuevo vocabulario lo reforzamos con los videos que les permiten a los niños reconocer las palabras y estructuras gramaticales.

Para las edades 2-3 años, introducimos el método JOLLY PHONICS . Es un método que resulta muy divertido para trabajar las letras y sus sonidos en inglés.  Este método ya esta introducido y ha logrado buenos resultados en muchos colegios de España y sobre todo en los colegios bilingües. Se trata de un método que enseña los sonidos de­­ manera multisensorial: a través de  imagen, movimiento y sonido. Ayuda también a la discriminación auditiva, a través de “listenings” o “conversations”. Conociendo los sonidos/fonemas que representan las letras y por tanto las grafemas y palabras, se logra un mayor entendimiento. http://jollylearning.co.uk/

Finalmente, nuestro objetivo principal es desarrollar en nuestros alumnos una sólida base de inglés y prepararles para el futuro aprendizaje, dándoles herramientas  lingüísticas para que se sientas cómodos y competentes.

 

Autora: Anna Bolotnikova.

Teacher Cei Xicotets

Pequeños Yoguis

↑↑Dale al play ↑↑ y escucha esta música de relax total, mientras te contamos que tu hij@ es un pequeño yogui en su cole.

No os podéis imaginar cuantísimos beneficios físicos y mentales tiene el yoga en nuestros xicotets.

Los niños son (para todo en general) más receptivos que los adultos: aprenden increíblemente rápido y se lo toman súper en serio 😉

Es una disciplina muy completa y en Xicotets la trabajamos desde bien pequeños, varios ratitos a la semana. Tenemos comprobado que les encanta y en cuanto ven que sacamos las eterillas, ya se ponen contentísimos 🙂 🙂 .

– Beneficios físicos: adoptamos posturas correctas, podemos evitar futuros problemas (dolor de espalda o desviación de la columna, por ejemplo), aumenta la flexibilidad de nuestro cuerpo, fortalecemos la musculatura, aumenta nuestra coordinación y el equilibro, entre muchas otras cosas.

– Beneficios psicológicos: disminución de estrés, aprendemos a relajarnos y a respirar, mejoramos la capacidad de concentración, nos olvidamos de los complejos…

Y además, conocemos animales y muchos elementos de la naturaleza y ¡lo pasamos pipa!

Aquí os dejamos algunas fotos de nuestros pequeños yoguis: